Casi estoy llegando a mi querido hogar después de un largo día de trabajo. Paro en seco. Estoy a tres minutos de casa y el supermercado no está a más de diez. El frigorífico da bastante pena y de la despensa mejor ni hablar, tengo que ir a comprar sí o sí. Debería...